Los buenos días te dan felicidad. Los malos días te dan experiencia. Ambos son esenciales para la vida. La felicidad te mantiene dulce. Los intentos te mantienen fuerte. Las penas te mantienen humano. Las caídas te mantienen humilde. El éxito te mantiene brillante. Pero sólo Dios te mantiene caminando...

Este blog fue creado el día 24 de abril de 2011.

viernes, 15 de julio de 2011

Suéter en horquilla



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada